Los datos abiertos NO son robar información

La información puede presentarse de muchas formas, como cifras, nombres signos, etc.

Cada vez que llamamos a alguien por su nombre, marcamos un teléfono, o damos una dirección (aún “a la tica” con referencia a palos de guayaba o perros dormidos) estamos manejando y compartiendo datos.

Por otra parte, todos sabemos que hay información que se puede compartir con todas las personas y otra que no se debe hacer lo mismo: La dirección de un centro comercial la compartiremos públicamente y hasta en publicidad, pero no pondríamos la dirección de la casa de nuestra familia en un volante público. Esto no debe cambiar ni ha cambiado.

La divulgación de la información y su protección son las dos fuerzas que impulsan el mundo de los datos.

En la dimensión de la protección, nuestro país cuenta con una legislación que protege la información personal (nombres, teléfonos, direcciones) y otra igualmente personal pero más sensible como convicciones religiosas y orientación sexual. Tenemos una ley llamada Ley de Protección de la Persona frente al tratamiento de sus datos personales, ley 8968 y un ente encargado de velar por su cumplimiento, la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes.

En la parte de la divulgación de los datos estamos aún con un sistema precario pues no hay una ley aún que obligue al Estado a publicar su información, sino que éste sólo lo hace en virtud de solicitudes que se le hagan. Tampoco hay un ente que se encargue, lógicamente, de velar porque ese deber de publicar se cumpla. Sabemos que existe la Sala Constitucional y el amparo, pero esto se refiere a la información que fue solicitada, no a la que debería el Estado de publicar.

Los datos abiertos son una mejor forma de acceder a la información a la que se tiene derecho, no son una violación de la intimidad ni de la confidencialidad.

Los datos abiertos son simplemente un formato distinto, más accesible y sencillo de trabajar.

Todos hemos tenido la experiencia de tener que trabajar un texto y resulta que está en una imagen, por lo que hay que copiarlo palabra por palabra. Si estuviera en el procesador de texto sería mucho más sencillo, ¿cierto? Eso es porque el segundo formato es legible por una computadora. Y si además tuviera expresamente la indicación de que puedo tomar esa información y copiarla, sería además más seguro, ¿cierto? Los datos abiertos buscan proveer, en un formato más fácil y accesible la información a la que se tiene derecho de acceder.

Tan importante es la divulgación de la información a la que se tiene derecho, como la protección de aquella a la que no se tiene derecho de acceder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s