La casa de muchas puertas: Open Data Day 2016 en San José

  • Comunidad participó en siete charlas consecutivas, aquí las fotos
  • Más de 250 eventos similares ocurrieron de manera simultánea alrededor del mundo
Abriendo Datos Costa Rica | abriendodatoscr@gmail.com

“Aquí llegamos a una casa en común pero se puede entrar desde muchas puertas”, dijo el geógrafo Julio May durante su presentación en el Día Internacional de los Datos Abiertos en Costa Rica el pasado sábado 5 de marzo.

La frase resume la jornada mundial que reunió a miles de entusiastas de los datos abiertos, comunicadores, programadores, diseñadores, educadores, estudiantes y ciudadanos en más de 250 eventos simultáneos alrededor del planeta.

Abriendo Datos Costa Rica convocó a la celebración del #OpenDataDay (uno de sus hashtags internacionales) en el Auditorio de Geología de la Universidad de Costa Rica (UCR) y acudieron antropólogos, administradores, profesores, programadores, diseñadores, periodistas, ingenieros, profesores, una gestora de proyectos y activistas de distintas causas.

Mapas abiertos

Los mapas han destacado como uno de los recursos más visibles, prácticos y comprensibles del estudio y la presentación de datos. Sin embargo, cuando los mapas se trazan, marcan y construyen en el camino pasan a ser los generadores de nuevos datos.

No se trata de una paradoja sino de la colaboración internacional en la aplicación móvil y web Open Street Map. El tema fue presentado por Leo Arias, quien seguidamente dio la palabra a tres proyectos de origen y objetivos distintos que trabajaron con la misma aplicación.

Primero, un equipo de estudiantes del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC), liderado por el profesor Jaime Gutiérrez, presentó las posibilidades colaborativas de esta aplicación y del adicional OSM Tracker.

Este sistema permite que los usuarios incluyan marcas específicas de su entorno, desde parques y escuelas hasta paradas de buses e hidrantes. La idea principal es que los habitantes de cada ciudad la construyan, de manera digital, como realmente es y que lo hagan desde adentro, con sus propios dedos y a la altura del suelo.

Gutiérrez inició una pequeña campaña personal para incluir en el mapa abierto la locación de los hidrantes en la ciudad de Alajuela.

“Llegaron las vacaciones y pensé “¡qué chiva mapear hidrantes!””, explicó.

Su proyecto lo llevó a descubrir que el archivo con las ubicaciones de los hidrantes es considerado privado por el Cuerpo de Bomberos y que la Municipalidad de Alajuela desconocía de su existencia. Se convirtió, entonces, es un reto de colaboración digital y apertura de datos al mismo tiempo.

Al finalizar su presentación, el equipo se llevó a los asistentes a las afueras del auditorio para probar las funciones de la aplicación.

Seguidamente, Julio May compartió su experiencia con Open Street Map desde el punto de vista de su utilidad en casos de emergencias humanitarias y desastres naturales.

Con un auditorio ya preparado sobre los usos básicos del sistema, May inició su presentación con la proyección de un video que muestra un mapa animado que reseña la participación de los usuarios de la aplicación en la ciudad de Makassar, en Indonesia.

A partir de ahí, volvió la atención al norte de Costa Rica e invitó al auditorio a imaginar el impacto de una colaboración masiva en casos de desastres naturales en lugares en donde las grandes marcas como Google no han incluido detalles en los mapas, como el cantón de Sarapiquí, y sus posibles consecuencias humanitarias.

Introdujo, así, el proyecto Humanitarian Open Street Map Team.

La profesora y antropóloga Michelle Jones cerró el tema con su exposición sobre la construcción del Atlas Cultural Abierto. El proyecto corrió a cargo de sus estudiantes universitarios, quienes se dieron a la tarea de construir 25 capas temáticas sobre áreas y espacios culturales en Costa Rica.

Jones aclaró que el proyecto sigue en revisión pero que una vez sea aprobado, será de acceso libre. Además, también liberó la presentación que utilizó en su exposición y puede ser vista en este enlace.

Las fórmulas de la limpieza

La periodista Camila Salazar abrió la sesión de la tarde con un mini-taller de limpieza de datos en una tabla de Excel.

Salazar utilizó una base de datos real extraída de documentos oficiales emitidos por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), en formato PDF, que contenía la lista de candidatos a regidor en todos los cantones de la provincia de San José.

Paso a paso, Salazar guió a los participantes a convertir una base de datos mezclados en una utilizable, legible y filtrable. Los asistentes aprendieron a utilizar funciones y aplicar efectivas fórmulas en Excel, impartidas en lenguaje PC y Mac.

Ratones y elefantes

Dagoberto Herrera, consultor de negocios, impartió una pequeña charla sobre la aplicación de la quinta versión del Generic Statistical Business Process Model (GSBPM 5.0), producida por la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (UNECE, por sus siglas en inglés).

Herrera incluyó una descripción gráfica de los procesos del tratamiento de datos, y los peligros que asechan a todos los equipos de investigadores si no aplican sus estándares de calidad con rigurosidad de principio a fin.

El expositor explicó, entre otras posibilidades, cómo los investigadores pueden construir grandes proyectos y alcanzar resultados sobresalientes pero descuidan su presentación y narrativa, y “algo que se construyó tan robusto como un elefante, termina viéndose tan robusto como un ratón”.

Otra de las posibilidades fue la titulada “La Gran Estafa”, y es cuando los proyectos se crean pensando en el diseño, el empaque y el nombre, pero se descuida su producción. De esta manera, Herrera volvía a su analogía anterior pero en esta ocasión “lo que parece tan robusto como un elefante, es en realidad del tamaño de un ratón”.

Flores, hormigas y legos

El cierre de la celebración coincidió con la última etapa de la mayoría de los proyectos de datos: visualización e infografías.

El diseñador Marco Hernández utilizó una sencilla pero poderosa selección de imágenes para explicar la lógica y el proceso de la construcción de visualizaciones a partir de datos.

“El diseño no se trata de hacer cosas bonitas, se trata de hacer las visualizaciones efectivas”, explicó Hernández.

Y agregó que su trabajo consiste en que cada visualización responda a un objetivo claro y que sea comprensible de manera sencilla.

Sus ejemplos incluyeron mapa de África que mostraba la cantidad de personas portadoras del VIH/Sida en cada país a partir de intensidades de color; sin embargo, para Hernández, el mapa resultaba inútil para cualquier persona que no tuviera conocimiento sobre las poblaciones de los países africanos y cómo se comparan entre ellos.

El ejercicio demostró cómo los datos de ese mismo mapa pueden ser representados de maneras más claras y de fácil comprensión.

Hernández visitó otros diseños de su trabajo en La Nación como el sitio que se utilizó para mostrar los resultados de las pasadas elecciones municipales del 7 de febrero.

Celebración abierta

Esta reunión sirvió, además, como la antesala de un mes cargado de actividades sobre datos y gobierno abiertos.

El jueves 10 de marzo se celebró el Seminario Internacional Costa Rica en las instalaciones de la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología, y entre el viernes 11 y el domingo 13 se realizó el #CampamentoDatero en la Estación Experimental Alfredo Volio Mata de la Universidad de Costa Rica (UCR), quien  también patrocinó la actividad a través de la Oficina de Divulgación e Información y contó con el apoyo y visita de miembros de la Escuela de Datos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s