Alianza para un Gobierno Abierto: 5 años de avances y retos

El 20 de setiembre de 2011, en el marco de la Asamblea Anual de las Naciones Unidas, los jefes de Estado de Brasil, Indonesia, México, Noruega, Filipinas, Sudáfrica, Reino Unido y Estados Unidos de América, firmaron la Declaración de Gobierno Abierto y anunciaron sus planes de acción, junto a igual número de líderes de la sociedad civil. En esa ocasión también, se recibió el compromiso de 38 de los gobiernos presentes en esa reunión, para unirse a la Alianza para un Gobierno Abierto (Open Government Partnership), que nacía en esa fecha.

Con estas palabras, el Presidente Barack Obama, exhortó en esa ocasión a gobiernos y representantes de sociedad civil, a generar una plataforma que aportara compromisos y herramientas concretas para avanzar hacia la adopción de un modelo de gobierno abierto:

“En todas partes del mundo, vemos surgir la promesa de la innovación para que los gobiernos se abran y rindan cuentas. Ahora debemos construir y hacer progresos en ese camino. Cuando nos reunamos aquí el próximo año, debemos traer compromisos específicos para promover la transparencia, para luchar contra la corrupción y energizar la participación ciudadana, para aprovechar las nuevas tecnologías; de manera que podamos reforzar las bases de la libertad en nuestros países, elevando los ideales que puedan iluminar este trabajo.”

Cinco años después, la Alianza para el Gobierno Abierto ha recibido más de 2 500 compromisos, formulados por 69 países participantes que hoy la conforman y que reúnen a un tercio de la población mundial, incluyendo a Costa Rica que se unió a esta iniciativa en el 2012 y actualmente implementa su segundo plan de acción.

El gobierno abierto, es un modelo de gobernanza que abre las puertas a una oportunidad para la sociedad civil: la de expresar ideas y cuestionamientos, recuperar el derecho a que esto sea escuchado y asumir la responsabilidad de usar nuestra voz para ir más allá de la pregunta y pasar a la acción. La co-creación, anhelo último de la participación ciudadana en el marco de gobierno abierto, es un camino para el cual requerimos herramientas y es allí en donde la Alianza entra en juego,  para asumir el reto de dotarnos de instrumentos para fortalecer nuestro rol y también de generar los espacios para crearlos en forma conjunta.

Pero gobierno abierto no un proyecto con inicio y final, es un proceso para alcanzar un estadio cultural y todavía tenemos un largo camino por recorrer y se requiere pasar de compromisos tímidos a cambios profundos, liderados con determinación por las cabezas de gobierno y de conocimiento de todos los niveles de la administración para que esta nueva forma de relacionamiento con la ciudadanía, sea una fuerza transformadora y no solo un título para colgar en la pared de las instituciones. También, desde sociedad civil tenemos que asumir el reto que nos presenta una oportunidad que por mucho tiempo nos ha sido negada u obstaculizada y por lo tanto, en ocasiones no estamos preparados para enfrentar. Y, más allá de un asunto de dos sectores, también entender que la academia y la empresa privada son parte de este nuevo paradigma y promover su incorporación en un trabajo que debe orientarse al gran desafío de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y, por ende, a asegurar la inclusión en toda la amplitud de esta palabra.

Invitados por la Alianza a responder en 90 segundos, tres preguntas específicas acerca del significado de esta plataforma para la sociedad civil, compartimos con ustedes nuestras respuestas y les invitamos a reflexionar y construir las suyas.

¿Cuáles han sido las herramientas y aportes concretos de la Alianza para el avance del gobierno abierto en su país?

 

¿Cuáles son los retos para avanzar en la implementación del gobierno abierto en su país? ¿Cómo puede ayudar la Alianza para afrontar estos retos?

 

¿Qué espera para el futuro de OGP?

 

¡Feliz cumpleaños, #OGP!

Parlamento Abierto: una nueva relación con la ciudadanía

Del 12 al 18 de setiembre, se celebra alrededor del mundo la Semana Internacional de Parlamento Abierto. Conocida como GLOW, siglas en inglés para Global Legislative Openness Week, constituye un llamado a los Congresos del mundo para que rindan cuentas, adopten la transparencia en todo su accionar y se abran a la participación y colaboración de la ciudadanía.

Desde que en el 2011 se creó la Alianza para un Gobierno Abierto (Open Government Partnership), gobierno, academia, sociedad civil y sector privado de los países que la integran, han encontrado la necesidad de trabajar porque la adhesión a los principios que promueve este modelo de gobernanza, sean tarea de todas las instancias y niveles del. Estado. Es así como poco a poco se han ido incorporando al Gobierno Abierto, los conceptos de Justicia AbiertaParlamento Abierto y más recientemente, Estado Abierto, creando esta plataforma entre sus instancias, grupos de trabajo en esas áreas, para generar herramientas que permitan avanzar en su implementación, como un proceso continuo.

Pero, ¿qué es Parlamento Abierto?

Parlamento Abierto es un concepto derivado de Gobierno Abierto. Esto significa que al igual que este, es un modelo basado en la transparencia y el acceso a la información, la rendición de cuentas, la participación ciudadana, la colaboración y el uso estratégico de las tecnologías de la información para generar soluciones a los retos que estos principios suponen.

Podemos decir entonces que un parlamento abierto es un cuerpo legislativo que, en forma colegiada y a nivel individual de sus integrantes, rinde cuentas, propicia el acceso a la información y la presenta de forma transparente y sencilla. Un parlamento abierto, también procura utilizar al máximo las tecnologías de la información y la comunicación, como un medio más para redefinir su relación con el resto de la sociedad y generar espacios de participación con canales bidireccionales que trasciendan lo informativo y permitan a la ciudadanía generar ideas, monitorear y ser partícipe de las decisiones públicas que en él se toman.

Es una nueva forma de relacionamiento entre los órganos legislativos y la ciudadanía, sustentada en diez principios fundamentales:

parlamentoabiertov2

Y en Costa Rica, ¿cuán abierta sentimos a nuestra Asamblea Legislativa? Le invitamos a participar externando sus opiniones en esta encuesta, que para celebrar esta semana, ha elaborado la Red Latinoamericana de Transparencia Legislativa.

Elaborado por Abriendo Datos Costa Rica para:

alianza-logo

Innovando la participación ciudadana: los laboratorios públicos (I Parte)

 

Quizás tenemos asociado el término “cívico” a los actos en conmemoración de la independencia patria o a una materia que alguna vez llevamos en la educación secundaria. También es posible que esa palabra no nos evoque cosas positivas y que, más bien, en algunos casos establece una barrera ante nosotros. Sin embargo, la primera acepción del Diccionario de la Real Academia, indica que “cívico” es sinónimo de ciudadano (perteneciente a la ciudad o a los ciudadanos).

También suele suceder que cuando pensamos en un “laboratorio”, imaginamos un ambiente frío y controlado, lleno de instrumentos desconocidos y en el cual trabajan personas altamente especializadas.

Pero los laboratorios ciudadanos (o cívicos), son todo lo contrario. Se trata de espacios para la innovación y la participación, para idear, crear y desarrollar propuestas para la solución de problemáticas que nos afectan en lo cotidiano, reuniendo distintos saberes y en muchos casos, acompañado de desarrollos tecnológicos. En ellos, las personas con distintos conocimientos y diferentes grados de especialización se reúnen para desarrollar proyectos juntos y explorar mediante formas de experimentación y aprendizaje colaborativo que han surgido de las redes digitales, diversas formas para impulsar procesos de innovación ciudadana que propicien la transformación social y contribuyan al desarrollo social, cultural y económico de los países, ciudades o comunidades.

Se inspiran en acciones que nacen en el seno de organizaciones de la sociedad civil y grupos como las comunidades de software libre y conocimiento abierto y son mecanismos poderosos que vienen a afrontar el reto que implica atender a una nueva ciudadanía proactiva, que articula sus intereses en red y demuestra una participación que no gusta de los canales tradicionales y atiende a causas puntuales; una ciudadanía integrada en gran parte por los llamados millennials e influenciada por el avance en el uso de tecnologías de información y comunicación.

Actualmente existen muchas experiencias de este tipo, sin embargo, hay algunos casos que sobresalen como referentes, tal como el caso de Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), que en 1985 desarrolló el primer laboratorio ciudadano llamado MIT Media Lab, un espacio con fuerte énfasis en la generación de soluciones innovadoras a la calidad de vida a través de la tecnología y que se convirtió en referencia de futuras iniciativas.

En Iberoamérica se pueden mencionar el MediaLabPrado en Madrid, que se caracteriza por ser un laboratorio ciudadano de producción, investigación y difusión de proyectos culturales que explora las nuevas formas de experimentación y aprendizaje colaborativo que han surgido de las redes digitales. También en España, La Colaboradora, en Zaragoza; el CitiLab y el BarcelonaLab, ambos en Barcelona. Otros ejemplos en nuestra región son el ZapopanLab en México, SociaLab en Chile, Nuvem en Brasil o el Laboratorio para la Ciudad, también en México.

Se trata de nuevos contextos de producción abiertos, colaborativos y accesibles que amplían, más allá de la cantidad, la diversidad de las personas que participan, con relación a mecanismos tradicionales como las asociaciones de desarrollo, comités de vecinos o de usuarios.

Existen diferentes formas de laboratorios: medialabs, hacklabs, maker spaces, living labs, etc. Pero todos se inspiran y aprovechan las posibilidades que ofrecen las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), en especial Internet, para generar espacios de encuentro, experimentación y acción colectiva.

A diferencia de espacios públicos tradicionales, como la biblioteca, el museo, el centro cultural, el salón comunal, los centros inteligentes u otros, los laboratorios ciudadanos no tienen como función principal dar acceso y difundir iniciativas, sino que se centran en facilitar la participación de las personas usuarias. Es decir, son espacios donde la ciudadanía se involucra en procesos abiertos que les permiten aportar desde la innovación. También se diferencias de los centros de investigación oficiales, tales como universidades o grupos consultores, ya que no son lugares de uso exclusivo para los expertos, sino abiertos a la participación de cualquier ciudadano o ciudadana. Y a diferencia de las universidades y otros centros educativos, no tienen una orientación académica, pretendiendo solamente reunir a personas con distintas capacidades y conocimientos, que acumulan aprendizajes desde su experiencia de vida.

Los laboratorios ciudadanos son herederos de tradiciones muy diversas como las bibliotecas públicas, museos, archivos públicos, centros cívicos, centros culturales, tech shops, escuelas, universidades, science shops, huertos urbanos, comunidades de software libre y todos aquellos proyectos que han pretendido hacer del conocimiento un asunto colectivo y del aprendizaje algo compartido. Son una expresión más de la inteligencia colectiva.

¿Cómo funcionan los laboratorios cívicos?

Los programas y actividades de los laboratorios, generalmente se estructuran en torno a líneas de trabajo o ejes temáticos. Suelen girar en torno a la cultura del prototipado, el arte y las nuevas tecnologías, la cultura del “hágalo usted mismo” y “hágalo con otros”, así como las comunidades de aprendizaje.  En algunos proyectos, lo artístico aparece con más presencia, en otros lo tecnológico o lo científico; unos tienen carácter educativo y otros más social, pero todos se caracterizan por incluir y requerir distintos saberes para su desarrollo.

No requieren de un espacio físico propio. El espacio del laboratorio debe ser atendido por mediadores y cada grupo configura un experimento de convivencia y auto-organización en su plan de desarrollo y en la manera que se discuten, se incorporan y se acreditan las contribuciones de los distintos colaboradores. El laboratorio ciudadano debe generar protocolos para la participación, un modelo que permita que cualquiera pueda incorporarse a los procesos de experimentación, sin importar su ámbito ni su grado de especialización.

¿Qué metodologías se utilizan en los laboratorios cívicos?

Las tecnologías de la información no solo ofrecen herramientas que facilitan la organización, la gestión, la documentación y la difusión de proyectos, sino que también han generado una variedad de prácticas como son las nuevas metodologías para la mediación de los encuentros.  En los últimos años han surgido una gran cantidad de nuevas maneras de organizar encuentros, actividades, debates y talleres en los que no hay un programa establecido sino que son los propios participantes quienes deciden activamente las actividades que los integrarán, haciendo uso en algunos casos de una comunicación y organización previa mediante plataformas online  como wikis, listas de correo o sitios de redes sociales.

A estas nuevas metodologías se les conoce como tecnologías de los espacios abiertos y se aplican en la organización de eventos de distinta naturaleza como las “desconferencias”2, BarCamps3 o hack meetings4.

Algunas metodologías se presentan como talleres que están orientados a la producción de proyectos que se llevan a cabo por los propios participantes en el encuentro:  startup weekends5, game jams6, open labs7, service jams8, hackatones, etc.

En América Latina, la Fundación Ciudadano Inteligente (Chile), por ejemplo, ha desarrollado todo un programa metodológico y de mediación para laboratorios cívicos, que ha sido aplicada en diferentes contextos y temáticas con éxito. También el Equipo de Innovación Ciudadana de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), tiene todo un programa en este sentido.

Por la naturaleza de producción abierta y colaborativa, los laboratorios ciudadanos demandan también nuevas prácticas de mediación que permitan que realmente sean espacios accesibles e inclusivos. La hospitalidad, la escucha y la conexión entre posibles participantes, son esenciales para el buen funcionamiento.

Otro elemento importante es la convocatoria abierta. Si bien, el desarrollo de un laboratorio ciudadano requiere el establecimiento de contactos con organizaciones, empresas, profesionales, investigadores, instituciones y otros actores vinculados a la temática a tratar, la convocatoria final debe ser abierta y ampliamente difundida, a fin de garantizar la inclusión y la participación diversa. La meta final en este aspecto, debe ser reunir personas y proyectos con distintos perfiles y procedencias, áreas de conocimiento, niveles de especialización, intereses, sectores, administraciones públicas y áreas.

De todo esto se deriva la importancia de contar en el equipo que desarrolle los laboratorios, con mediadores que ayuden a interconectar personas y proyectos.

En una segunda entrega me referiré a la importancia de este mecanismo para impulsar procesos de colaboración, en el marco del Gobierno Abierto y qué se está haciendo en Costa Rica.

Midiendo la atmósfera de la apertura: el Barómetro de Datos Abiertos

Ha sido lanzado hoy el Barómetro de los Datos Abiertos (Open Data Barometer), una iniciativa de la World Wide Web Foundation, en el marco de la Red OD4D. Este estudio tiene como objetivo conocer el verdadero nivel de adopción de políticas e iniciativas de datos abiertos en el mundo. Para ello , se analizan en él las tendencias globales y los datos comparativos de países y regiones, utilizando una metodología en profundidad que combina datos contextuales, evaluaciones técnicas e indicadores secundarios.

Barómetro

Este año, la tercera edición del Barómetro, analiza y clasifica la información de 92 países, con énfasis en tres aspectos.

Después de dos pilotos exitosos, esta edición marca un paso adelante en el camino a convertirse en una herramienta global de políticas, con un proceso metodológico participativo e inclusivo y un fuerte enfoque regional. Por primera vez, además incluye una evaluación de los países contra los principios de la Carta Internacional de los Datos Abiertos.

En Costa Rica, la investigación estuvo a cargo de nuestra organización, en la persona de Ignacio Alfaro y como parte de lo contemplado en la metodología, toda la información remitida por nosotros fue sometida a revisión de pares internacionales. En todos los casos, se brindó la oportunidad a los gobiernos de presentar una auto evaluación para contrastar los datos recolectados. En el caso nacional, esta no fue respondida.

Nuestro país se ubica en el puesto 44, con una calificación de solo 28.52 sobre 100. Desciende tres puestos con relación a la edición anterior.

 

BarómetroCR

Toda la información detallada, incluyendo la descarga del reporte de investigación, puede ser consultada en el sitio web del Barómetro de Datos.

Nos complace ser parte de esto y esperamos que pueda ser utilizado por organizaciones de sociedad civil, empresas y academia, para promover y exigir nuestro derecho a contar con iniciativas integrales, que respondan y promuevan la demanda y que estimulen la re utilización, entendiendo que el valor social de los datos abiertos no se genera con el solo hecho de crear una plataforma de publicación.

Está interesado en aprender más sobre datos abiertos? Síganos en Facebook y  en Twitter o bien, escríbanos a abriendodatoscr@gmail.com.

¿Querés aprender a trabajar con datos abiertos?

pipeline

¿Sos programador/a, diseñador/a gráfico/a, investigador/a, estudiante, periodista,…? ¿Tenés habilidades para el uso de tecnología digital? ¿Te encantan los datos, los números, las estadísticas? ¿Querés aprender sobre datos abiertos y cómo trabajarlos?

Si disponés totalmente de tres días (11, 12 y 13 de marzo) esta es tu oportunidad. En colaboración con Escuela de Datos, tendremos en esas fecha un campamento datero en el podrías aprender, con la asistencia de expertos/as, sobre datos abiertos, formatos, extracción de datos, sobre  limpieza y análisis de datos, visualización, contar historias con datos y más.

Si además te gusta el activismo  y disponés de tiempo, podrías resultar becado para recibir el entrenamiento a cambio de tu compromiso con los proyectos que impulsa nuestra comunidad.

¿Te interesa? Escribinos a abriendodatoscr@gmail.com. El cupo es limitado.

 

Gobierno Abierto no es un campeonato

SummitLogo1

A raíz de la convocatoria que hiciera la Coordinación de la Sociedad Civil de la Alianza para el Gobierno Abierto, en el marco del Encuentro Global, para que organizaciones de todo el mundo pudieran postular para un premio a personas que desde los gobiernos estén asumiendo un rol de aliadas en los procesos de cada país, hemos sostenido en los últimos días interesantes conversaciones con gente de diversos sectores que nos han hecho reflexionar mucho sobre lo que significa la colaboración y esta nueva construcción que llamamos gobierno abierto.

Muchas de las cosas que hemos discutido, tienen origen en un problema asociado al idioma: el significado de la palabra “champion”. Valga decir como paréntesis que el problema de la barrera idiomática no se limita solo a esto para quienes de alguna manera nos relacionamos con la Alianza para el Gobierno Abierto, sino que abarca literatura y muchas otras áreas de la comunicación y conocimiento. Pero en el tema específico que nos ocupa, pareciera ser que se tiende a confundir el hecho de que alguien se considere un líder de procesos, proyectos o acciones específicas (que es a lo que alude ese vocablo en inglés en este contexto), con el considerar que un gobierno es un campeón, tal y como lo entendemos en español; es decir, que ya ha alcanzado todas las metas y que va a la vanguardia de los demás.

Tal y como se nos planteó, el espíritu del premio en referencia, es el de reconocer a los primeros: personas, programas o departamentos de gobierno que abracen los conceptos de co-creación junto a sociedad civil en acciones, fases, proyectos o temas que dentro del amplio espectro de “gobierno abierto”, se orienten a obtener avances en el proceso continuo que esto significa. Y fue en ese contexto que nuestra organización decidió postular a dos funcionarias del Viceministerio de Asuntos Políticos y Diálogo Ciudadano de Costa Rica: la viceministra Ana Gabriel Zúñiga y su asesora, Francela Valerín.

Las razones para esta nominación  se dejaron claras en la misma: refieren al apoyo y el respeto que estas funcionarias han manifestado y concretado en espacios para que la participación de la ciudadanía en la co-creación del segundo plan nacional de acción de gobierno abierto a través de  las propuestas de compromisos de la iniciativa Yo soy gobierno abierto, fueran valoradas y evaluadas en igualdad de condiciones que las provenientes de gobierno. Esto podría parecer algo irrelevante, pero en el contexto de la elaboración de planes de acción a nivel latinoamericano, es digno de resaltar. Y tampoco ha sido un proceso “color de rosa”: ha habido y hay divergencias de criterios y posiciones qué defender desde todos los grupos inmersos en el proceso, así es y será siempre.

El gobierno de Costa Rica está lejos de ser un “campeón” de gobierno abierto. Tenemos más retos que logros para exhibir. Tenemos grandes desafíos, uno de ellos y en el cual aún mantenemos posiciones no del todo coincidentes, es el hecho de que nuestro país no cuenta con una ley de acceso a la información a pesar de que en el primer plan de acción se adquirió el compromiso de presentar un proyecto para tal fin. Ese proyecto se presentó y se encuentra en la Asamblea Legislativa y debe ser discutido a fondo. Este es un compromiso que no podemos repetir y entrar en la eterna proposición de proyectos, debemos discutir eso sí, que cumpla con los parámetros y principios internacionales. Costa Rica y Argentina son los únicos dos países de la Alianza para el Gobierno Abierto que  no cuentan con ley de acceso y eso nos pone en deuda. Este y otros temas que se han analizado en el seno de la Comisión Nacional de Gobierno Abierto han desatado iguales debates.

Pero en ese contexto de construcción y camino por andar, es necesario identificar y reconocer a las personas, organizaciones, colectivos e instituciones que tienen la disposición y la decisión de asumir liderazgos que contribuyan a avanzar.  Las diferencias que podamos tener entre gobiernos, organizaciones, sector privado y academia deben convertirse en oportunidades para crecer y aprender a establecer nuevas formas de diálogo.

Ese es el espíritu de esta nominación que sostenemos y compartimos. Queremos reconocer líderes, no campeones, porque el camino hacia el gobierno abierto no es un campeonato.

 

 

Presentación de la estrategia para la co-creación del plan de acción de Gobierno Abierto

Invitación

Tenemos el gusto de compartir esta invitación para asistir a la presentación de la estrategia que se seguirá para el proceso de co-creación del segundo plan de acción que presentará nuestro país ante la Alianza para el Gobierno Abierto.

Es una actividad abierta al público y en ella presentaremos el trabajo que se hará con “Yo soy Gobierno Abierto”, con el objetivo de facilitar la participación de la ciudadanía y las organizaciones de sociedad civil.

¡Vámonos de Expedición de Datos!

Actualización:
Estamos muy satisfechos por la respuesta a esta invitación. Por limitaciones de espacio, hemos cerrado el formulario de inscripción. Tenemos más de 70 personas apuntadas a participar y una lista de espera que crece. ¡Gracias!
————————————————————————————–
Ya está confirmado: el próximo sábado 6 de junio, de 8 a.m. a 8 p.m. en San José, tendremos una Expedición de datos, en las instalaciones de la Fundación Omar Dengo.
I Expedición de Datos Costa Rica - Noviembre 2014
I Expedición de Datos Costa Rica – Noviembre 2014
Pero, ¿qué es una expedición de datos?
Una expedición de datos tiene como eje responder una simple pregunta: ¿Qué dicen los datos? Esta novedosa actividad se basa en una metodología de aprendizaje y análisis promovido por la Escuela de Datos de SocialTIC (organización de sociedad civil de México) que pretende acercar a grupos multidisciplinarios con la gestión analítica de datos para responder a una pregunta planteada.
Para esta ocasión, nos acompañará como facilitador, Juan Manuel Casanueva,  ICFJ Knight Fellow y director de SocialTic.
2. ¿Cuáles son los objetivos de la Expedición de Datos?
1. Brindar a los participantes herramientas para el análisis de datos y su visualización.
2. Realizar análisis de los datos que tengamos a disposición sobre una determinada temática (por definir). Es decir, la tarea será interpretar y poner “en bonito” los datos.
3. Presentar (de preferencia en formatos gráficos y analíticos) las conclusiones sobre el análisis de los datos para responder a la siguiente pregunta: ¿Qué puedo hacer o construir para aumentar el impacto de lo que dicen estos datos?
3. ¿Quiénes pueden participar?
Cualquier persona interesada que tenga disponibilidad para acompañarnos durante todo el día 6 de junio (incluyendo un cierre más “festivo” por la noche).
La convocatoria está enfocada en la comunidad tica de ONGs, diseñadores, periodistas, programadores, académicos, comunicadores, ciudadan@s interesados, investigadores…
Esperamos que las y los participantes formen equipos de entre 2 y 4 personas. El equipo debe ser multidisciplinario (informática, diseñadores, periodistas, estudiantes, representantes de organizaciones de sociedad civil) y con representación de género de ser posible. Pero no se estresen, seremos flexibles.
4. ¿Tenés más preguntas?
Escribinos a abriendodatoscr@gmail.com. También por acá podrás encontrar más información.
5. ¿Te apuntás?
¡Excelente! Queremos contar con vos. Rellená  este formulario y pronto nos pondremos en contacto para darte detalles.
¡Nos vemos!

I Estado de la Justicia (con bases de datos publicados, no abiertos)

El pasado 21 de abril se realizó la presentación pública del I Estado de la Justicia, estudio realizado por el Programa Estado de la Nación (PEN). Si bien el informe no constituye un análisis de todo el Poder Judicial, lo cual sería una labor titánica dada la complejidad del mismo, resulta un aporte de gran valor por los temas incluidos en el estudio y el señalamiento de grandes desafíos. Constituye un insumo que, con la calidad a que nos tiene acostumbrados el PEN, se espera aporte a la toma de decisiones informadas y orientadas a la transparencia, la petición y rendición de cuentas. Tal y como explica Evelyn Villarreal, coordinadora de la investigación, no se trata de una memoria institucional sino de un estudio que ha seguido la metodología independiente y participativa de todos los informes del programa.

 

Para quienes trabajamos por fortalecer procesos de apertura, este informe reviste especial significado. En primer lugar, realiza aportes en el camino hacia el Gobierno Judicial Abierto, que el Poder Judicial de Costa Rica ha emprendido y sobre el cual está dando pasos relevantes, como el desarrollo actual de un plan piloto en Cartago. El otro elemento a resaltar, es que este es el primer informe de este programa que se publica acompañado de todas las bases de datos generadas y derivadas del estudio, en formato de Excel (.xls) y disponibles para descarga. Además de la importancia de poner estos datos a disposición de investigadores, periodistas y ciudadanía en general, es un hecho que genera expectativa sobre los próximos informes en los que esperaríamos también se liberen sus datos, públicos por la naturaleza de las instituciones que soportan esta iniciativa, ojalá con licenciamiento y  en formatos abiertos, es decir, como datos abiertos.

En la actualidad, las bases de datos que se encuentran publicadas en el sitio web del programa, están en formato privativo (.sav). Esperamos que el Estado de la Educación que se presentará en agosto próximo enriquezca sus ya de por sí valiosos aportes, poniendo datos totalmente abiertos a disposición de de otros investigadores, periodistas, organizaciones sociales y ciudadanía en general.