¿Cómo se construyó el Segundo Plan de Acción de Gobierno Abierto de Costa Rica?

Un Plan de Acción de Gobierno Abierto es una serie de compromisos que adquiere un gobierno, con el fin de conseguir avances importantes en materia de transparencia y acceso a la información pública, rendición de cuentas y participación ciudadana, apoyados por el uso de la tecnología, al ser parte de la Alianza para el Gobierno Abierto. Costa Rica es parte desde el año 2012.

Cada Plan es evaluado por un Mecanismo de Revisión Independiente. Sobre el Primer plan indicó: “En Costa Rica, el primer borrador del plan fue elaborado con la participación exclusiva el Gobierno, ya que este no convocó a miembros de la sociedad civil y del sector privado hasta que hubo concluido la propuesta inicial.” Por lo que recomendó para el siguiente Plan de Acción: “Involucrar más a la sociedad civil en todas las etapas del proceso, tanto en calidad como cantidad. Deberían realizarse consultas fuera de San José.” Siguiendo esas recomendaciones se desarrolló este proceso para el segundo Plan de Acción.

La estrategia de para la co-creación del segundo plan de acción de Gobierno Abierto fue anunciada en un evento público el pasado 20 de mayo de 2015. En ella se anunció el proceso de facilitación de la participación de la ciudadanía y organizaciones de la sociedad civil, por medio del proyecto Yo Soy Gobierno Abierto, desarrollado con el apoyo de Hivos, agencia de cooperación del Reino los Países Bajos, y ejecutado por Abriendo Datos Costa Rica, en alianza con Asociación Accesa (en su primera etapa) y Estudio Manatí.

Por medio de esta iniciativa, se realizaron ocho talleres y seis grupos de discusión en varias regiones del país, así como trece referencias en medios de comunicación, incluyendo aparición en programas de radio y televisión regionales. En estas actividades participaron un total de 139 personas que representaron a 74 organizaciones de sociedad civil, empresas e instituciones públicas, además de un buen número de ciudadanos y ciudadanas que participaron individualmente.

Con el trabajo de todas las personas participantes, se tuvo como resultado un total de 36 propuestas que luego de ser revisadas en el Taller Nacional de Devolución del pasado 11 de julio de 2015, fueron sistematizadas y reunidas en 15 grandes compromisos, que fueron presentados, tal y como se había acordado, por medio de un informe final el día 15 de julio de 2015.

Este proceso de consulta incluso fue conocido por una misión exploratoria de la OCDE, ya que Costa Rica estaba en ese momento en el proceso de copresidir la Red Regional sobre Gobierno Abierto e innovación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Esto se concretó el pasado 29 de noviembre de 2015, en el marco de la Cumbre Global de la Alianza para el Gobierno Abierto, en México.

Posterior a ese proceso de creación de propuestas ciudadanas, el Gobierno desarrolló su proceso de propuestas, por medio de puntos de contacto en las instituciones de forma que incluso en el seno del gobierno no fuera un proceso exclusivo de Casa Presidencial.

Paralelamente, se dio la creación e instalación de la Comisión Nacional por un Gobierno Abierto, que luego de una convocatoria pública, quedó conformada y sesionó por primera vez el día 14 de agosto de 2015, con dos representantes de sociedad civil, Abriendo Datos Costa Rica y Costa Rica Íntegra.

Una vez instalada la Comisión y con ambos insumos se dieron dos sesiones de trabajo en las que se buscó la integración de las propuestas por medio del consenso y de la fusión. De las 15 propuestas finales de ciudadanía, se conservaron, ya sea directamente o bien dentro de otra, 13 de ellas. La fusión se hizo buscando conservar el ámbito del objetivo de ambas y ordenando las propuestas secuencialmente cuando una fuera precursora de otra. Sólo dos fueron totalmente descartadas, una para no entorpecer un proceso en curso con el mismo objetivo y otra por su proponente por razones similares.

El Plan final, co-creado por sociedad civil y gobierno en el seno de la Comisión Nacional por un Gobierno Abierto, fue revisado y aprobado por Presidencia de la República, y presentado a la Alianza para el Gobierno Abierto, está siendo sometido a un nuevo proceso de consulta pública, a partir del pasado 4 de noviembre de 2015 y hasta el próximo 17 de noviembre. En ese enlace se encuentra el plan completo y es una plataforma para hacer observaciones y sugerencias.

Adicionalmente, Yo Soy Gobierno Abierto, con el fin de buscar siempre la máxima difusión, ha decidido apoyar este proceso de consulta por medio de dos eventos, un foro de presentación del plan el próximo 12 de noviembre y un taller de revisión al día siguiente, 13 de noviembre.

Esperamos su participación ya que en ellos se sentarán las bases de la segunda fase del plan: su ejecución.

Cómo vivimos sin ley de Acceso a la Información Pública

En Costa Rica no tenemos ley de acceso a la información pública. Si bien esto no significa que no haya acceso a ella ya que en principio sí lo hay, no se da un acceso adecuado.

Durante muchos años nos hemos enorgullecido de nuestros principios constitucionales de acceso a la información, y es justo reconocer que en su tiempo fueron principios modernos y ajustados a su época. Pero en los años recientes la relación del Estado y la ciudadanía ha evolucionado, y nuestros mecanismos legales y dinámicas sociales se han quedado rezagados.

Carecemos de una normativa que cubra adecuadamente el deber de proporcionar información pública en poder de sujetos de derecho privado que bien reciben fondos públicos o bien ejercen potestades de imperio por delegación legal.

Aún permanece la deuda de definir y regular por la vía legal la excepción de acceso del “Secreto de Estado”, que sigue siendo una chistera de donde se desea sacar hasta el conejo de un rutinario informe de las perennes deudas con la agricultura.

Seguimos sin un marco legal adecuado que asegure el acceso gratuito a la información pública, pues no hemos resuelto claramente esa difícil relación entre el ideal de acceso universal y gratuito, y la pobreza de algunas instituciones públicas que ocupan ingresos por venta de servicios para subsistir.

Creemos que es irrelevante la inexistencia de un sistema que permita integrar todo el aparato público en una política de acceso a la información pública. Nuestro fantasma de los feudos municipales y departamentales sigue asustando por los pasillos del Estado Moderno.

Curiosamente nos quejamos de la alta tasa de judicialización de los problemas que tenemos en nuestra sociedad y sin embargo, creemos que el acceso a la Sala Constitucional como remedio para las violaciones al derecho de acceso es suficiente.

Sabemos que lo que no se mide no se puede mejorar, como dice el dicho y sin embargo, con mucha tranquilidad vivimos en un país que carece de estadísticas precisas de peticiones y respuestas y no tenemos ningún sistema de trazabilidad de peticiones. Más aún, una enorme cantidad de plataformas de petición en línea ni siquiera emiten un comprobante para poder reclamar posteriormente.

Más aún, pretendemos creer que podemos implementar un sistema de protección de este derecho, sin pensar en un organismo de acompañamiento y ejecución, como si las simples palabras en los papeles nos llevaran a logros concretos.

Cantamos al mundo que tenemos más maestros que soldados y sin embargo no hay un ente que forme en este derecho ciudadano básico, ni a ciudadanía ni a funcionarios y funcionarias.

Requerimos una nueva visión de gobierno abierto, desde el gobierno hasta la ciudadanía. Desde los activistas hasta abogados y periodistas.

Derecho de Acceso a la Información no es petición. Es un sistema de acompañamiento para que haya un acceso real a la información, que promueva su publicación proactiva y utilización, de forma totalmente accesible e inclusiva.

No podemos conformarnos con un acceso mediocre, elitista, y de escaso impacto. Debemos fijarnos la meta más alta posible. Sólo así crecen las personas y los países.

El Gobierno Abierto es el camino para la Paz y la Justicia

En el marco de la celebración de la Asamblea General número 70 de las Naciones Unidas, más de 150 líderes del mundo se reunirán para adoptar una agenda ambiciosa llamada Objetivos de Desarrollo Sostenible. También se le llama Agenda post 2015, ya que es la continuación de Objetivos de Desarrollo del Milenio (2000-2015), y es el fruto de lo acordado en 2012 en Río+20, la Conferencia sobre el Desarrollo Sostenible.

La Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030, tiene como Objetivo 16: Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.

Este Objetivo tiene (entre otras) metas detalladas como:

  • Reducir considerablemente todas las formas de violencia y las tasas de mortalidad conexas en todo el mundo
  • Poner fin al maltrato, la explotación, la trata, la tortura y todas las formas de violencia contra los niños
  • Promover el estado de derecho en los planos nacional e internacional y garantizar la igualdad de acceso a la justicia para todos
  • Crear instituciones eficaces, responsables y transparentes a todos los niveles
  • Garantizar el acceso público a la información y proteger las libertades fundamentales, de conformidad con las leyes nacionales y los acuerdos internacionales

Hoy 27 de setiembre de 2015, en el marco de esa Asamblea, el Comité Directivo de la Alianza para el Gobierno Abierto, a la que pertenece Costa Rica desde 2012, ha decidido suscribir una declaración conjunta reconociendo la importancia de ese objetivo y comprometiéndose a apoyar su consecución a través del Gobierno Abierto, siendo ahora estos objetivos parte de sus metas, y manteniendo la relevancia que tiene en la plataforma el aporte de la sociedad civil.

El acceso a la Justicia ya ha sido reconocido como esencial para alcanzar un desarrollo sostenible, por lo que ahora, con esta declaración según su comunicado de prensa, recibe el impulso de la organización que lidera este movimiento hacia gobiernos más transparentes y con mejor acceso a la información para sus ciudadanos, más participativos y con una mejor rendición de cuentas, del que es parte Costa Rica.

Al ser parte de esta plataforma, Costa Rica debe presentar un plan de acción creado conjuntamente entre ciudadanía y gobierno. Ya sociedad civil presentó sus insumos para el segundo plan de acción, por medio de la iniciativa Yo Soy Gobierno Abierto, y se trabaja en la unificación, sumando los insumos de gobierno, para su versión borrador final.

En la declaración, se comprometen, entre otros, a:

  • Promover el Estado de Derecho a través de la transparencia y apertura, así como el acceso a la justicia y la existencia de instituciones públicas inclusivas y efectivas en su labor.
  • Promover el acceso público a información pública oportuna, detallada y en formatos abiertos, con relación a estos objetivos y en especial se comprometen con el desarrollo e implementación de la Carta de Datos Abiertos.
  • Apoyar la participación ciudadana en la consecución de estos objetivos incluyendo la toma de decisiones, formulación de políticas públicas, y su seguimiento y evaluación.

Los planes de acción serán el instrumento para una adopción transparente de estos Objetivos de Desarrollo Sostenible, y su adecuada rendición de cuentas. Se espera que esta declaración sea suscrita por todos los países que se han adherido a la Alianza, en la Cumbre Global a celebrarse en México el próximo 28 y 29 de Octubre próximo.

Inicia la construcción de acuerdos

Pertenecer a la Alianza para el Gobierno Abierto implica no solamente el compromiso formal de presentar planes sucesivos de acción para ejecutar en el plazo de dos años sino que implica algo mucho más profundo: una nueva relación entre gobierno y ciudadanía, en la que debemos todos aprender de trabajar conjuntamente.

La creación de los planes de acción, en los que se asumen compromisos ambiciosos para avanzar en transparencia, participación ciudadana y rendición de cuentas, debe ser un proceso que se haga conjuntamente, desde el inicio, entre la ciudadanía y el gobierno.

En Costa Rica, la iniciativa Yo Soy Gobierno Abierto, realizó con el apoyo de HIVOS, una serie de consultas en las regiones del país, con el objetivo de recoger esas propuestas de compromiso, que no otra cosa que las aspiraciones de cambio que refleja la ciudadanía que participó. Luego de ocho talleres (incluyendo uno con comunidades indígenas), seis grupos de discusión, reuniones individuales con organizaciones, notas de prensa y entrevistas con participación del público en radio y televisión regionales, y la participación de 139 personas, algunos en forma individual y otros en representación de las 82 organizaciones que participaron, se llegó a un producto final: 10 propuestas de compromiso (más 5 herramientas de gobierno abierto). Conozca aquí las propuestas.

El Gobierno, por su parte, bajo la coordinación de la Viceministra de Asuntos Políticos y Diálogo Ciudadano, Ana Gabriel Zúñiga Aponte, participó del proceso, anunciado el pasado 20 de mayo, formulando sus propuestas a partir de la colaboración de 35 puntos de contacto institucionales, y luego de reuniones de realimentación con los miembros de la Comisión Nacional por un Gobierno Abierto, así como con algunas organizaciones que han tenido alguna relación con el tema, presentó el 18 de setiembre sus propuestas de compromisos, y ha anunciado el lanzamiento de su nuevo sitio de gobierno abierto, en donde estarán además publicadas las actas de las sesiones de la Comisión.

Las propuestas, en su gran mayoría reflejaron las mismas preocupaciones y deseos que las elaboradas por la sociedad civil, por lo que la Comisión pudo, por medio de una actitud de colaboración y consenso, buscar fácilmente los puntos de unión entre lo que la ciudadanía y gobierno propusieron.

Aún no hay un plan final y el viernes lo que se dio fue un primer encuentro para buscar coincidencias. En los próximos días, a partir de la discusión que se dio en la Comisión, se sistematizará una propuesta de borrador, para que sea conocida y discutida por la Comisión.
Es muy importante recordar que esta propuesta final, que emane de la Comisión no es, para nada, el plan de acción final, pues aún falta que Presidencia de la República tome su decisión final y que esta decisión final sea sometida de nuevo a un proceso de consulta ciudadana, que aunque seguramente no será de la magnitud y amplitud de la que se hiciera con Yo Soy Gobierno Abierto, se le tratará de dar la mayor difusión posible.

Los datos abiertos NO son robar información

La información puede presentarse de muchas formas, como cifras, nombres signos, etc.

Cada vez que llamamos a alguien por su nombre, marcamos un teléfono, o damos una dirección (aún “a la tica” con referencia a palos de guayaba o perros dormidos) estamos manejando y compartiendo datos.

Por otra parte, todos sabemos que hay información que se puede compartir con todas las personas y otra que no se debe hacer lo mismo: La dirección de un centro comercial la compartiremos públicamente y hasta en publicidad, pero no pondríamos la dirección de la casa de nuestra familia en un volante público. Esto no debe cambiar ni ha cambiado.

La divulgación de la información y su protección son las dos fuerzas que impulsan el mundo de los datos.

En la dimensión de la protección, nuestro país cuenta con una legislación que protege la información personal (nombres, teléfonos, direcciones) y otra igualmente personal pero más sensible como convicciones religiosas y orientación sexual. Tenemos una ley llamada Ley de Protección de la Persona frente al tratamiento de sus datos personales, ley 8968 y un ente encargado de velar por su cumplimiento, la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes.

En la parte de la divulgación de los datos estamos aún con un sistema precario pues no hay una ley aún que obligue al Estado a publicar su información, sino que éste sólo lo hace en virtud de solicitudes que se le hagan. Tampoco hay un ente que se encargue, lógicamente, de velar porque ese deber de publicar se cumpla. Sabemos que existe la Sala Constitucional y el amparo, pero esto se refiere a la información que fue solicitada, no a la que debería el Estado de publicar.

Los datos abiertos son una mejor forma de acceder a la información a la que se tiene derecho, no son una violación de la intimidad ni de la confidencialidad.

Los datos abiertos son simplemente un formato distinto, más accesible y sencillo de trabajar.

Todos hemos tenido la experiencia de tener que trabajar un texto y resulta que está en una imagen, por lo que hay que copiarlo palabra por palabra. Si estuviera en el procesador de texto sería mucho más sencillo, ¿cierto? Eso es porque el segundo formato es legible por una computadora. Y si además tuviera expresamente la indicación de que puedo tomar esa información y copiarla, sería además más seguro, ¿cierto? Los datos abiertos buscan proveer, en un formato más fácil y accesible la información a la que se tiene derecho de acceder.

Tan importante es la divulgación de la información a la que se tiene derecho, como la protección de aquella a la que no se tiene derecho de acceder.

Primera sesión de la Comisión Nacional por un Gobierno Abierto

La Comisión Nacional por un Gobierno Abierto tuvo ya su primera sesión el pasado 14 de agosto y Abriendo Datos Costa Rica estuvo presente, pues yo Ignacio Alfaro Marín fui seleccionado para ocupar uno de los dos puestos para sociedad civil dentro de esa comisión, lo que comparto con ustedes con mucha felicidad. El ambiente fue muy agradable y promete que sea un grupo comprometido con el trabajo en común.

Esta comisión es el resultado del decreto 38994 de 29 de abril de 2015, y es el órgano intersectorial que tiene el deber de proponer los planes de acción en materia de gobierno abierto, así como proponer una metodología para la implementación y seguimiento del plan final que sea aprobado, y contribuir al fomento del mismo, entre otras.

La comisión tiene además subcomisiones iniciales en los temas de transparencia, participación, colaboración, formación y sistemas de soporte aunque podrá crear otras según sea conveniente.

En esta primera sesión, se conoció del proceso de co-creación del plan de acción de gobierno abierto, vista la urgencia de que esto se concluya. Ya sociedad civil hizo su aporte en las propuestas de compromiso de las consultas de Yo Soy Gobierno Abierto y ahora le toca al gobierno hacer sus propuestas de compromiso. No será sin embargo el único tema que se trate.

Además se propuso el acuerdo de publicar todas las actas de cada sesión, una vez aprobadas y firmadas, compromiso que estaremos vigilantes de su difusión.

Como representante de la sociedad civil entiendo que existe el deber de poder servir de canal para que organizaciones, grupos, colectivos y ciudadanía puedan tener hacer escuchar su voz en esa comisión, y que las decisiones que se tomen, sean del mayor beneficio posible para este sector de sociedad civil.

Abriremos canales de comunicación para poder escuchar y tratar de llevar de la mejor forma posible esas voces para que sean escuchadas en la comisión. De igual forma, cuando haya que tomar decisiones, trataremos de abrir espacios de consulta para la ciudadanía.

De momento, quedamos en la satisfacción de poder ser parte de una nueva forma de relacionarse entre ciudadanía y gobierno, y la esperanza de poder de contribuir a que ese nuevo diálogo permanente entre ambas partes, pueda ser el camino para que alcancemos grandes resultados como país y como sociedad.

Una experiencia de Gobierno Abierto en Talamanca

El 21 de mayo pasado tuvimos la oportunidad de estar presentes como observadores en una actividad que es parte de un proceso en el que en la que participan sociedad civil y gobierno con el fin de construir acuerdos para mejorar los servicios públicos, la formulación de políticas públicas y en general la relación entre  gobierno y ciudadanía.

Fotografía: Roberto C. Sanchez, fotógrafo de la Presidencia de la República.
Fotografía: Roberto C. Sanchez, fotógrafo de la Presidencia de la República.

La Red Indígena Bribri Cabécar (RIBCA) agrupa ocho territorios indígenas y organizó un evento de dos días llamado “Dialogando para el Buen Vivir” (Sä Pakök sa Senuk Buaé / Ka Pake Sa SenKla Bai en lengua cabécar y bribri). Este evento, con un formato base de Festival Cultural, es un mecanismo de diálogo entre las personas que habitan esos territorios y el gobierno.

Con una lista base de 144 delegados de los ocho territorios y representantes de 25 entes públicos, que incluyen Ministerios, Autónomas y Gobiernos Locales, se instalaron 9 mesas de negociación con los temas: agenda social, educación y cultura, salud, tenencia de la tierra y ambiente, seguridad y justicia, mujer y juventud, infraestructura y producción.

Cada mesa abordó temas específicos y llegó a compromisos que se plasmaron en documentos con las firma de los delegados y de los representantes de gobierno.

Observamos muchos aportes al gobierno abierto como lo son:

  • Participación ciudadana en ese mecanismo de diálogo, a través de la escucha directa que hacen los representantes de gobierno de lo que expresan los delegados indígenas.
  • Colaboración en el trabajo gobierno – ciudadanía, ya que parte los recursos para el evento provienen de ambas fuentes, encargándose la comunidad de proveer el local y la alimentación, por ejemplo, según nos relataron. Además, los compromisos firmados, incluyen tareas a desarrollar por las comunidades o sus representantes.
  • Rendición de cuentas al presentarse los representantes y tener que informar sobre su gestión, sobre compromisos adquiridos aún en otras instancias, y sobre la ejecución de los programas mismos que tienen cada ente

Es por estos aportes que nos impresionó mucho el grado de organización y voluntad de ambas partes, comunidades y gobierno, para sentarse seriamente a trabajar en la creación de soluciones para los pueblos indígenas.

Es una iniciativa que tiene un horizonte de posibilidades muy rico y que es importante como mecanismo y espacio para vivir principios del gobierno abierto.

Vemos oportunidad de mejora en un mayor acceso a la tecnología, que permita una mejor comunicación entre todas las partes, y que fortalezca los proceso que ya se practican: socialización previa de los documentos y propuestas, videoconferencias con representantes del gobierno que permitan establecer previamente el contexto y muchas otras herramientas que podrían mejorar este interesante proceso.

También, un avance interesante podría ser la definición de esos compromisos de formas más precisas para poder hacer una evaluación de cumplimiento más cercana. A pesar de que en general se nota una apertura de las autoridades hacia hacer la información accesible a quienes no manejan del todo el español, en el tanto los compromisos sean ricos en datos y en índices de éxito muy precisos, será más fácil la presentación gráfica del alcance de los mismos.

Esta experiencia nos confirma la importancia que tienen los principios de gobierno abierto y cómo estos no se limitan a la implementación de un plan de acción. No como un valor abstracto que se defienda. No es una ideología. Es una herramienta para crear un diálogo entre la ciudadanía y el gobierno que haga a ambos la tarea más efectiva.

¿Cómo es participar en una expedición de datos?

En Noviembre del 2014,  se llevó a cabo el Encuentro Regional de las Américas de la Alianza para el Gobierno Abierto en San José, en el cual se abrió el espacio para la primera Expedición de Datos de Costa Rica. Varios curiosos acudimos motivados por un par de noticias, pero principalmente por el movimiento que tuvo en ciertos círculos de redes sociales, y llegamos a la esquina asignada para este programa, al final de la Antigua Aduana.

Lo primero que hicimos después de presentarnos fue formar grupos de cuatro a cinco personas. Hubo quienes ya llegaron con un equipo formado, pero algunas otras nos unimos a desconocidos que asistieron igual de despistados en esta actividad. Se nos recomendó que fueran multidisciplinarios, es decir, que dentro del conjunto hubiese informáticos, periodistas, diseñadores, etc. Esto no significa que un politólogo, maestra, estudiante o cajero no pueda ser parte del evento; todo lo contrario: la participación del ciudadano es de las más valiosas que tiene este evento.

Ya con los grupos formados, empezó una experiencia que solo puedo definir como “autoconocimiento guiado”, pues trabajamos a partir de un set de datos que ninguno de nosotros conocía, y el objetivo era realizar una presentación con base en esa información. Las siguientes horas se dedicaron a amasar datos por cada uno de los equipos, guiados personalmente por los diferentes miembros de la Escuela de Datos, para lograr comprender los ejes en los que se centraban cientos de registros de ese documento.

Después vino la parte más curiosa. Una lluvia de ideas, con los términos y conceptos que cada equipo consideraba de mayor importancia, para concentrarlos en una idea central que quisiéramos como grupo presentar ante una audiencia. Contar el cuento en unos cuantos párrafos suena poco, pero esta labor nos tomó un día completo. Al día siguiente empezamos a trabajar en maneras de contar una historia con esos datos que habíamos encontrado, siempre con la asesoría de los “fellows” y de los invitados de la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP), que dieron un significado más profundo a los números que encontramos.

Finalmente, los diferentes grupos presentamos ante un jurado nuestro resultado, con gráficos, infogramas, presentaciones de power point, carteles y cualquier recurso que consideráramos importante para contar nuestra historia.

¿Por qué digo que es una experiencia de “autoconocimiento guiado”? Porque se recibió un apoyo técnico, tanto de manejo de herramientas, como de conceptos; pero el descubrimiento de la historia, las palabras claves, la lluvia de ideas, vino por parte de los miembros de los grupos, con cada una de las ideas que se pueda tener como individuo y al montarlo en un colectivo, sin instrucciones de nadie, solo la inspiración que brindaban esos números.

Natalia Avilés Fioravanti @navifiora

Gobierno Abierto en Costa Rica: oportunidades a partir del decreto

El pasado martes 5 de mayo, el Presidente de la República de Costa Rica firmó el decreto de Fomento del Gobierno Abierto en la Administración Pública. Este es un paso de enorme trascendencia para el impulso al Gobierno Abierto por varias razones:

1.- A partir de ahora el Poder Ejecutivo (Ministerios y sus dependencias), aunque se invita a participar al resto del Estado, tendrán la guía y apoyo de la Comisión Nacional de Gobierno Abierto (CNGA) que facilitará la implementación de los principios de esta iniciativa en esas entidades, proponiendo políticas, normas, y fomentando la cultura y educación en los principios del gobierno abierto, entre varias funciones. 2.- La CNGA, contempla dos espacios para la sociedad civil, más otros que serán incluidos en las subcomisiones que se creen, confirmando la vocación colaborativa del gobierno abierto. Cabe resaltar que el decreto mismo nace de un largo proceso de negociación entre autoridades y representantes de algunas organizaciones. 3.- El hecho de que esta comisión se geste adscrita al Ministerio de la Presidencia, confirma el compromiso que tiene esta administración con el gobierno abierto, tal y como lo ha manifestado don Luis Guillermo Solís en varias oportunidades, incluido su informe del pasado Primero de Mayo, en el que señaló, como Tercer Pilar de su gobierno “…un gobierno abierto, transparente, eficiente, en lucha frontal contra la corrupción”, así como expresó que “el reconocimiento de la ciudadanía como un interlocutor válido en los asuntos de Gobierno, marca la transformación hacia un nuevo entendimiento democrático que no coopta, sino que incorpora la voz de la gente.

Presidente Luis Guillermo Solís en su participación en el Encuentro Regional de la Alianza para el Gobierno Abierto 2014
Presidente Luis Guillermo Solís en su participación en el Encuentro Regional de la Alianza para el Gobierno Abierto 2014

Si bien en política las declaraciones de principios son sólo el primer paso, con este decreto la ciudadanía recibe una oportunidad: la de aportar, en este nuevo diálogo político que es el gobierno abierto, los esfuerzos necesarios para que los cambios que deseamos sean una realidad. No podemos permanecer más en el asiento del pasajero, desde el palco de la delegación de responsabilidades por medio del voto.

Los ciudadanos y ciudadanas tenemos un nuevo rol que jugar en el país que queremos. Debemos asumir responsabilidades, entre ellas exigir pero también crear soluciones que incrementen la transparencia por medio del acceso a la información pública; no sólo la que se obtiene como resultado de una petición hecha, sino persiguiendo que haya un flujo continuo, accesible y completo de información total sobre la gestión pública.

Debemos aprender a usar esa información y sacarle mayor provecho, para que se determine una política de datos abiertos, que más que una simple decisión del Estado, sea una condición esencial para el desarrollo de mejoras en nuestra calidad de vida y hasta fuente de emprendimientos a partir de los datos como insumo. La visiones que tenemos sobre el país deben manifestarse en voces que busquen concretarse en compromisos reales y serios, como los que deberá asumir el gobierno en el próximo plan de acción de la Alianza para el Gobierno Abierto.

¿Está la ciudadanía lista para esto?

Proyectos de la comunidad datera de Costa Rica I

El evento del pasado Día Internacional de los Datos Abiertos fue la oportunidad para que miembros de la comunidad datera costarricense presentaran algunos de sus proyectos.

a) FLIP: Mauricio Muñoz presentó el proyecto FLIP. Busca desarrollar herramientas y mecanismos de innovación social para mejorar los procesos de participación, articulando diferentes actores y así promover cambios sociales, la gobernanza y el desarrollo social, cultural y económico. Básicamente es un espacio de Innovación Social. Como dice Mauricio: “Nos asumimos como agentes políticamente activos que inciden en sus comunidades y sociedades en búsqueda de un bienestar colectivo.”  En nuestros próximos encuentros de la comunidad datera costarricense podremos conocer más sobre el avance de su proyecto.

Para saber más: contacto@flipmocracy.com

b) Ubuntu/OpenStreetMap: Leo Arias nos expuso los beneficios de utilizar herramientas libres en la creación de datos georefenciados, y del uso de software libre entre usuarios y desarrolladores en computadoras, teléfonos y cualquier otro dispositivo. De OpenStreetMap, nos dijo que es “un mapa libre editado en comunidad, con un potencial infinito para cualquier uso de sus datos, como enrutamiento, emergencias, puntos de interés.” En próximas reuniones nos comentará además de sus actividades para la creación colaborativa de mapas, que mezclan paseo con los amigos con trabajo: ¡Excelente combinación!

Para saber más: http://loco.ubuntu.com/teams/ubuntu-cr/

c) Ojo al Voto: Sergio Pacheco nos comentó los fines y el estado actual del proyecto Ojo al Voto. Sergio lo visualiza como: “Un proyecto de iniciativa ciudadana, destinado a informar y observar procesos políticos y electorales en Costa Rica.” Han implementado dos fases de información y observación; la primera para las elecciones nacionales de 2014 y la segunda para el seguimiento de la Asamblea Legislativa durante la legislatura 2014- 2015.  Para conocer más del proyecto además de las próximas reuniones, podrán seguir en Twitter a Ojo al Voto.

Para saber más: sergiopachecoz@gmail.com


Estos son apenas tres de los proyectos presentados. Seguiremos reseñando proyectos e iniciativas en una segunda entrega.

Los esperamos en la siguiente sesión de trabajo de la comunidad datera de Costa Rica. La fecha la avisaremos en próximos días.